Palic Salud

Sigo comiendo salami

Ultima Actualización: jueves, 13 de septiembre de 2012. Por: Artículo Invitado

Continuaré ingiriendo, como lo hemos hecho toda la vida, cualquier tipo de embutido, frito, guisado, o como sea, pero no me haré eco de quienes, usando los medios masivos de comunicación, nos quieren hacer creer una cosa por otra.

De mi parte los embutidos y otros productos cárnicos se seguirán vendiendo en el colmado de la esquina, porque yo lo seguiré consumiendo.
 
 Continuaré ingiriendo, como lo hemos hecho toda la vida, cualquier tipo de embutido, frito, guisado, o como sea, pero no me haré eco de quienes, usando los medios masivos de comunicación, nos quieren hacer creer una cosa por otra. 
 
Porque es muy bonito, desde el arrabal acogerse al llamado de no comer salami, cuando el que te anima lo hace desde la tranquilidad de su mansión con un suculento plato de filete en su mesa.
 
Para mi ese cuento está muy manoseado, porque cada cierto tiempo la población es sometida a alocadas campañas, cuando a alguien se le ocurre introducir un producto al mercado o, en su defecto, hacer reducir las ventas de otros. 
 
A mí, como a gran parte del pueblo dominicano, me seguirán tomando de pendejo para ciertas cosas, pero esta vez no impedirán que me abroche mi pedazo de salami.
 
Lo seguiré comiendo tal y como lo hago desde chiquito, cuando mi mamá me enviaba a la escuela República de Honduras, del sector María Auxiliadora, con un pedazo de salchichón “Cami”, el que producía Matadero Industrial Dominicano (MID) y tres “Galletitas Toni”, bebía chocolate Trópico y agua del bebedero del plantel y nunca me paso nada. 
 
Las autoridades sanitarias del gobierno del PLD nunca han gozado de mi confianza, porque manejan todo en el marco de coyunturas políticas y, al final, la población no ve resultados. 
 
Cómo se explica que instituciones que están para velar por la salud de todos, lancen alegres denuncias al aire, con la finalidad de que los medios se hagan eco. Ahora es el salami; mañana cuál será
 
Todos sabemos que el salamis los fabrican empresas, y si una de ella   no está llenando los requisitos que establecen las leyes de sanidad, entonces, sométala y oblíguela a ajustarse a los estándares de calidad. Lo correcto es que las autoridades determinen con exactitud que industria cárnica esta trabajando apegada a las normas de calidad, pero no salir, como lo hicieron, con un megáfono a vociferar que tal embutido está hecho de mierda. 
 
En ese sentido nos preguntamos, cuántos fabricantes fueron sometidos a la justicia por vender  productos infectados, ninguno, entonces por eso es que digo, que la campaña solo sirvió para hacer daño, por lo tanto, ahora con más fe seguiré comiendo salami.
 
(Colaboración de: periodista Nélsido Herasme).