Palic Salud

Ante descuido en cementerios de Puerto Plata ediles cambian administrador de los camposantos en La Novia del Atlántico

Ultima Actualización: martes, 13 de febrero de 2018. Por: ANTONIO HEREDIA

El ex regidor del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Ramón Suárez, fue designado nuevamente al frente de la administración de los dos cementerios municipales.

PUERTO PLATA.- Debido al descuido que presentan los cementerios de esta localidad, específicamente el camposanto de San Marcos, las autoridades municipales puertoplateñas realizaron hoy cambios en el departamento edilicio que tiene competencia en esos asuntos.

El ex regidor del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Ramón Suárez, fue designado nuevamente al frente de la administración de los dos cementerios municipales de Puerto Plata, sustituyendo en esas funciones al munícipe José Quiróz (Chemón), según informó el periodista Hugo Gómez Guzmán.

Suárez fue posesionado de inmediato por el presidente del Concejo de Regidores  del cabildo de Puerto Plata, José Ramón Durán, quien alegó que dicha medida fue refrendada por el alcalde Walter Musa Meyreles, en vista de las constantes quejas de ciudadanos sobre el abandono que exhiben los cementerios locales.

En tal sentido, el cementerio de la comunidad de San Marcos en donde se están sepultando a los ciudadanos que fallecen debido que el viejo camposanto ubicado entre las calles El Morro, Padre Castellanos y el Mercado Municipal ya se encuentra completamente lleno y no hay espacios para acoger un féretro con un cadáver humano.

Se precisa que el cementerio de San Marcos fue construido con una inversión millonaria por el Estado durante el período gubernamental 1986-1996, que encabezó el extinto presidente Joaquín Balaguer, pero por la dejadez de todas las autoridades municipales, dicho camposanto no ha recibido la atención adecuada por la innegable falta de mantenimiento.

El citado cementerio presentando una gran cantidad de hierbas y malezas que le dan un aspecto de una selva, además sus calles se encuentran destruidas, una capilla ubicada en su centro nunca ha sido habilitada, es atravesado e inundado por una cañada que llena de basura y lodo a decenas de sepulcros y se ha denunciado que delincuentes denominados “piperos” han profanado tumbas para robar metales.