Canela Tavarez Abogados

Liberan pastor quien sostenía relaciones sexuales con mujeres de su iglesia ya que supuestamente su semen tenía poder de sanación

Ultima Actualización: miércoles, 25 de julio de 2018. Por: ANTONIO HEREDIA

El dispositivo del mencionado tribunal, ordena la libertad en favor del imputado Melvin David Quiroz de 43 años de edad.

PUERTO PLATA.- La Corte de Apelación de Puerto Plata anuló por insuficiencia de pruebas la sentencia de 15 años de prisión, que le fue impuesta a principios de este año a un pastor evangélico acusado de presuntamente violar sexualmente a varias mujeres de su congregación.

 

El dispositivo del mencionado tribunal, ordena la libertad en favor del imputado Melvin David Quiroz de 43 años de edad, quien fue condenado el 9 de febrero a la pena de 15 años de reclusión mayor, por el primer Tribunal Colegiado de esta jurisdicción.

 

También fue anulada la condena de 5 años de prisión de su esposa Ana Rosemary Brito, quien fue encontrada culpable del ilícito penal que tipifica la asociación de malhechores, ya que presuntamente era quien aleccionaba a las siervas (mujeres de su congregación), para que accedieran a sostener relaciones sexuales con el presunto pastor.

 

No obstante, las investigaciones efectuadas por la Fiscalía de Puerto Plata indicaron que Quiroz en fechas del 20 de julio y el 12 de octubre del 2014, además en el mes de mayo del 2015, cometió el delito sexual contra tres damas, quienes eran miembro de la Iglesia Evangélica Cristiana Potencia de Dios.

 

El imputado fue denunciado por las féminas cuyos nombres se omiten para proteger su integridad moral,  tras éstas ser engañadas bajo el alegato que era un enviado de Dios, y que su semen era bendito, por lo que debían tener relaciones sexuales con él, para ser salvadas y exorcizadas de los demonios por los cuales supuestamente estaban poseídas.

 

El Ministerio Público anunció que va a recurrir la decisión de la Corte de Apelación, ya que Melvin David Quiroz cometió delitos sexuales contra tres damas, bajo la excusa de que su semen era bendito, dejando a dos de ellas embarazadas y con la incógnita que sería despejada mediante pruebas de paternidad.