Canela Tavarez Abogados

Testimonio: Así “estrangula” el Estado a los ganadores de los sorteos de obras

Ultima Actualización: viernes, 07 de junio de 2019. Por: Artículo Invitado

En la carta enviada al director de este medio, Adriano Miguel Tejada, advierte que el pronunciamiento de Peña Mirabal “podría obedecer a una maniobra política”.

El anuncio del ministro de Educación, Antonio Peña Mirabal, de que publicará un listado de unos 100 contratistas y de empresas a quienes supuestamente el Estado les habría pagado obras de infraestructuras sin que éstas fueran terminadas, generó cientos de reacciones y una de ellas, por la particularidad de su contenido, la recogemos a continuación.

En ella, un profesional de la arquitectura que pidió reserva de su identidad y que fue beneficiario del primer sorteo de obras de la administración de Danilo Medina en el año 2012, cuenta cómo hasta la fecha ha perdido más de cuatro millones de pesos de sus ganancias en pagos de intereses en beneficio del Gobierno dominicano con una línea de crédito que en un momento le fue habilitada para no dilatar la entrega de la obra.

En la carta enviada al director de este medio, Adriano Miguel Tejada, advierte que el pronunciamiento de Peña Mirabal “podría obedecer a una maniobra política para retirar contratos de edificaciones y otorgarlos a compañeritos con un presupuesto abierto para su terminación, un instrumento vulnerable en lo que respecta a la desviación de fondos públicos”.

Aquí la carta del arquitecto y lector de Diario Libre:

“Después de un cordial saludo, permítame explicarle el motivo de esta comunicación. Veo en la prensa vespertina el titular de que un contratista que fue ‘agraciado’ en uno de los sorteos de escuelas por parte del MINERD y utilizó el avance de la construcción de la obra para su propio peculio. De mi parte, condenó enérgicamente la actuación por parte de ese profesional.

Pero mi asombro no es sólo por eso, sino por el gran despliegue mediático que está utilizando el nuevo ministro de Educación para satanizar los sorteos de edificaciones escolares y de arrastre a todas las empresas y profesionales que fueron beneficiados con dichos sorteos.

No sé si será una maniobra política de campaña para otorgar obras sin terminar a los compañeritos con un presupuesto abierto para terminación o es una mala percepción mía. Lo que no dice la propaganda es que existen cientos de compañías y de profesionales que han paralizado sus obras por falta de pago, hasta suicidioslamentables se han registrado y hay otros que tienen años que han finalizado sus obras y no han terminado de pagarles.

Ojo: si alguien ha faltado a sus compromisos contractuales, debe ser penalizado; pero el MINERD también es parte del contrato y si ha faltado a sus compromisos, debe ser medido con la misma vara.

Quien suscribe es contratista del MINERD. En el primer sorteo (diciembre del año 2012) fui favorecido con una de las escuelas sorteadas. (La obra) se inició en el año 2013 y se terminó en junio del 2014. Se entregó y fue recibida por el MINERD en julio del 2014. Fue inaugurada por el señor presidente el Lic. Danilo Medina en agosto del año 2014, antes de cumplir el primer año de su mandato, ayudándolo a honrar su palabra empeñada ante el pueblo de que quería 10,000 aulas listas antes de cumplir su primer año.

A la fecha, hoy, en junio del 2019, cinco años después de entregada e inaugurada, el Estado (a través del MINERD) no ha saldado su deuda conmigo, por lo tanto, son ellos los que no han cumplido con sus compromisos contractuales y sucede así con muchos otros contratistas que están como yo.

Así como yo, muchos contratistas enfrentan contratiempos en el pago de las primeras cubicaciones debido a problemas políticos que surgieron con el cambio del ministro.

Se nos convocó a todos los contratistas a Palacio (Nacional) y se nos ofreció una línea de crédito, que el Gobierno saldaría a más tardar en tres meses “en lo que se normalizaban las cosas”. Yo tomé esa línea de crédito, una decisión de la que hoy me arrepiento.

En mi caso las cubicaciones no fluían y cuando reclamaba el pago me decían que continuara con la línea de crédito y que no detuviera la obra (tengo documentacion por escrito de las autorizaciones).

La obra fue terminada con dinero de la línea de crédito, pero el MINERD nunca tramitó a tiempo las cubicaciones a la Contraloría General de la República para saldar la deuda con el banco, por lo que éste aplicaba mensualmente los intereses vencidos además de las moras por incumplimiento.

Hasta hoy le he tenido que pagar al banco más de RD$4,000,000.00 que me han sido descontados por la Contraloría en las cubicacionesque salieron cuatro o cinco meses después. Reclamé al respecto y se me explicó que los intereses dejaron de correr en el 2014, pero no fue así y tengo documentos que lo demuestran.

En mi queja por todo esto se me ha dicho olímpicamente que ese dinero no es recuperable, lo que significa que yo como contratista tengo que financiar las obras del Estado dominicano y perder casi una tercera parte de mis ganancias en un contrato de RD$70,000,000.00. Me pregunto: Si no había dinero para la construcción de la escuela, ¿por qué no se me detuvo?

Si se tratara una obra privada yo como contratista cargaría los costos de los intereses y los recuperaría en la venta, pero desgraciadamente yo no vendo escuelas.

Además, cuando se me autorizó tomar la línea fue con documentación, autorizando al banco a realizar los desembolsos respaldados por las cubicaciones faltantes y depositando copia notarizada de mi contrato con el Estado (MINERD), por lo que el Estado fungió como mi fiador solidario. Y digo esto porque si al realizar la cubicación final el monto pagado no cubre la deuda contraída debido a los intereses acumulados por atrasos en los pagos, es mi fiador el que debe de honrar esa deuda por incumplidor, porque si yo no hubiese tenido ese contrato con el Estado como garantía y la autorización de mi institución supervisora, el banco no me habría otorgado la línea de crédito.

Le pido excusas por lo extenso de todo esto, pero creí necesario que usted conociera todo el proceso antes de emitir una opinión.

Pido de su persona y de su prestigioso matutino que escriba sobre esto y que emitan su opinión al respecto porque el peso moral y la opinión de su periódico hará que cese el golpeteo mediático a nuestra clase profesional y que las cosas se aclaren.

Son más de 2,200 los contratistas de obras en todo el país (entre escuelas y estancias infantiles) ejecutadas y por terminar, pero sólo han mencionado unos pocos que han incumplido, que son menos de setenta, según la prensa. Lamentablemente, lo que venden es que los incumplidores somos todos y no ellos.

Gracias de antemano por su atención ofrecida como en otras ocasiones y por toda su paciencia para conmigo”.


Fuente www.diariolibre.com