Canela Tavarez Abogados

Sentencia Animal

Ultima Actualización: jueves, 13 de junio de 2019. Por: Ramiro Francisco

Con tantos animales, aves, reptiles y habitantes del mundo acuático, solo se alcanzaban a ver un perro, un gato y un mono con la autoridad de juzgar y emitir sentencia.

El tribunal luce repleto de personas que asistieron dizque a ver el juicio del siglo. Cierto que no fue un juicio oral y contradictorio, pero sí fueron dados a conocer algunos casos un tanto complejos para algunos humanos, aunque no para tres animales menos animales, que muchos que lucen togas y birrete.

No indaguen donde fue que los consiguieron ni quién los trajo a nuestra jurisdicción.

Lucían serios, muy serios…puede afirmarse hasta que enojados. A esos “honorables magistrados” solo se les permitía, una sentencia, un enunciado por cada caso que se les tratase.

Con tantos animales, aves, reptiles y habitantes del mundo acuático, solo se alcanzaban a ver un perro, un gato y un mono con la autoridad de juzgar y emitir sentencia.

Acerca de la situación en el PLD… que yo no sé… que aquel es quien sabe… que yo no hablo…que habrá una reunión… que llamen a los dos responsables… El Gato dijo –lleven al CP de ese partido a una cancha cerrada. Registrarlos que no porten armas ni de fuego ni blancas. Apaguen la luz y cierren las puertas con soldadura de acero. Los que sobrevivan al pleito, tendrán razón en lo que digan.

Sobre el “movimiento” que existe entre la “comisión” y otros allegados, para buscar solución a donde se va a construir definitivamente el nuevo relleno sanitario, si el dinero entregado se puede recuperar… El Perro comenzó a rascarse las orejas…solo dijo – No va -. No comprendí si era el dinero que no volvía…si los terrenos no iban…o si en el comprado “no va”.

Unas damas, que se dijo eran vendedoras de “cosas para turistas” preguntan que cuando se va a reparar el puente que une Costa Dorada con Playa Dorada…El Mono al tratar de erguirse sobre su rabo, solo atinó a decir – Hagan una colecta y avisen -.

Un personaje conocido dentro de los partidos políticos nuestros se levanta y en alta voz  expresa, cito “que le están por hacer Madam Calalú a Roquelito con su candidatura”.

El Gato, tranquilo se alisaba los pelos largos de su “bigote”…y dijo – Tomando en cuenta que los Magistrados no entienden eso de Madam Calalú, recomiendan a Roquelito espantarse, y no confiar a ciegas en los que están cerca ni lejos.

El turno fue para los comisionados por los partidos minoritarios que aunque no quisieron mencionar cuales son, sí dijeron que podrían aportar 74 mil votos de ir aliados a quien sea si le permiten tres regidores.

El Perro, parece se le había olvidado “tirarse su longaniza”, daba a conocer su incomodidad…alzó su voz y dijo “la gata para esos sacarla a mear, no ha nacido”.

La ronda, finalizaba con la sentencia de El Mono. Una Comisión de la Claridad para una Justicia Plena dijo desde el fondo de la sala que “dada las condiciones y declaraciones, apresamientos, dinero entregado y pruebas sobre el caso del Big, que si sabían del mandador, de quien envió…de quien estudió y era intelectual y si era criollo o extranjero, funcionario, militar, policía o civil”.

Todavía están en busca del Mono, del Perro y del Gato. Algunos que los vieron por última vez, dicen que les entró un cosquilleo y un nerviosismo y saltaron sobre la mesa, dejaron togas y birretes y emprendieron la huida.

Dicen -no los vi- que los tres tenían rayas en el rabo.

ramiro_francisco@yahoo.com