Puerto Plata Covid-19 | 21/10/2020 | Infectados 3022 | Fallecidos 122 | Recuperados 2159 | Click Para Más detalles

Puerto Plata, en la palestra pública sábado y domingo.

Ultima Actualización: domingo, 26 de abril de 2020. Por: Luis Henriquez Canela

Por: Luis Henriquez Canela

Por: Luis Henríquez Canela

 

En esta época de Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y demás redes sociales, nadie sabe cuándo va a saltar a la fama.

 

El sábado, sin darse cuenta, rebotó hacia el firmamento uno de los allegados del recién electo Alcalde de Puerto Plata Diomedes Roque García. El allegado grabó un sencillo video para enviarlo a un compadre, en el que le decía que le habían quitado la jeepeta al antiguo alcalde, que eso era poder, entre otras cosas que no voy a escribir aquí porque no creo que aporten nada y, eso bastó para que se catapultara hacia el oscuro abismo de las redes sociales.

 

A los pocos minutos se hizo tendencia. Líderes de toda clase comentando el video y miles de interacciones de ciudadanos comunes.

 

Hoy llegó a Puerto Plata el señor Mildonio Adames, cargando su cruz; le llaman El Peregrino. Su misión es, cuando introduzca la cruz que carga sobre sus hombros al Océano Atlántico y le ore a Dios desde allí, detener el Coronavirus.

 

Había llegado la tarde del viernes al municipio de Imbert donde hizo una parada, pasando la noche en el Cuartel de Bomberos y en la tarde del sábado continuó su camino hasta llegar al distrito municipal de Maimón, donde permaneció en la Parroquia Nuestra Señora de La Milagrosa y hoy arribó al municipio de San Felipe de Puerto Plata.

 

Desde que entró al municipio, miles de personas lo acompañaron. La majestuosa avenida Gregorio Luperón -El malecón- de Puerto Plata estaba repleta de seguidores. Se violentó el distanciamiento físico que debe existir en la época como consecuencia de las medidas gubernamentales por el Coronavirus. Aquello fue apoteósico. Irracional.

 

Cabe aquí preguntar:

 

¿Sabían las autoridades que la irrupción de El Peregrino iba a violentar de manera tan abrupta la disposición gubernamental? ¿La Iglesia Católica se dio cuenta de que apoyando al Peregrino estaba violando la Ley? ¿Cuando la Policía Nacional acompañaba al peregrino por las autopistas del país, sabía que estaba colaborando con la violación de lo dispuesto por las autoridades gubernamentales? ¿La gobernación y la alcaldía de Puerto Plata, conocía de El Peregrino? ¿Por qué no tomaron medidas? ¿Acaso los tomó desprevenidos? ¿Cuántos contagiados saldrán del peregrinaje? ¿No hubiese sido mejor, convencer al peregrino de que no continuara, antes de que se produjera semejante quebrantamiento y transgresión del orden? ¿Servirá este evento de experiencia a las autoridades? ¿Quién pagará las consecuencias?

 

Más temprano que tarde la realidad nos dará respuesta a estas interrogantes. La violación de que fue objeto el distanciamiento físico el día de hoy, seguro fue por falta de planificación e indudablemente va a tener implicaciones. Las autoridades tienen que tomar en cuenta este tipo de situaciones en el futuro. No podemos seguir medrando en el inmediatismo. Gobernar es proyectar, programar; ver donde otros no ven, anticiparse. ¿Dónde están los líderes de la comunidad?

luishcanela@gmail.com




luishcanela@gmail.com