Puerto Plata Covid-19 | 21/10/2020 | Infectados 3022 | Fallecidos 122 | Recuperados 2159 | Click Para Más detalles

Debemos cuidar lo que pensamos para tener una vida más sana

Ultima Actualización: martes, 05 de mayo de 2020. Por: Luis Henriquez Canela

Por: Luis Henriquez Canela

El 28 de abril de 2020, el periódico The Guardian lanzó un titular presagiando una catástrofe en los mercados. Indicaba que “China sorprendió al mundo decidiendo cancelar el dólar en las transacciones bursátiles y comerciar oficialmente con yuan chino en lugar del dólar”. Continuaba revelando que: “este es un paso audaz e importante en la historia económica de China”. Otras consideraciones de orden catastróficas fueron: “Con repentina decisión China sacude los rincones del mundo entero”.  “Es una guerra económica que puede llevar al mundo a una guerra devastadora que no se puede descuidar cómo Estados Unidos actuará frente a esta decisión"

Sin lugar a dudas, el periódico tiene unos redactores que saben cómo mover el pensamiento de los lectores hacia situaciones desesperanzadoras. ¡China sorprendió al mundo! ¡Es un paso audaz! ¡Con repentina decisión China sacude los rincones del mundo entero! ¡Es una guerra económica que puede llevar al mundo a una guerra devastadora!

 

Los periodistas conocen a fondo la psicología de las masas. Conocen al dedillo cómo sugestionar manipulando conceptos para dirigir pensamientos, emociones, sentimientos y con ello, el estado físico de las personas.

 

El 4 de abril de 2010, hace diez años, el portal El País, de España, indicaba que: “Una guerra comercial entre las dos superpotencias frenaría la recuperación mundial”.   “Washington acusa a Pekín de buscar ventaja competitiva con una divisa baja y China respondió que no es responsable del déficit comercial de EE UU”.

 

¿Qué ha pasado desde el 2010 a la fecha? ¡Nada!

 

Hoy siguen retumbando los tambores de guerra y mientras se acerca el periodo eleccionario norteamericano el tono va a seguir subiendo.

 

No debemos preocuparnos por variables que no podemos controlar. Preocupémonos por lo que podemos controlar.  Si bien es cierto que el mundo es “una aldea global”, en el que cualquier cosa que suceda a miles de kilómetros de aquí nos puede afectar, también es cierto que somos dueños de lo que pensamos, decidimos lo que pensamos y el pensamiento es vital para una vida sana.

 

La calidad de nuestros pensamientos tiene un gran peso en nuestra salud física, entonces, esas noticias que presagian catástrofes no pueden formar parte nuestra. Leámoslas como información general, a manera de estar informados, pero cosas que no podemos controlar hay que dejarlas pasar.