Puerto Plata Covid-19 | 25/10/2021 | Infectados 10127 | Fallecidos 165 | Recuperados 9657 | Click Para Más detalles

Julio Pascual, destacado comerciante y pionero de la rifa de aguantes (2—2)

Ultima Actualización: lunes, 02 de agosto de 2021. Por: juan ventura

Todos los Jefes Policiales y Encargados Departamentales de la Policía Nacional de Puerto Plata buscaban donde don Julio Pascual un semanal de dinero en efectivo.

Don Julio Pascual fue reconocido como un gran jugador de dominó. Dado ahí a jugar dominó con un grupo de persona que se reúne detrás del local del Colegio de Periodistas de Puerto Plata, en la antigua calle Del Fuerte de la Fortaleza San Felipe.

Don Julio Pascual era dado a compartir trago de ron en compañía de amigos, entre los cuales, cabe mencionar: Félix Quiroz, Julio Germán Lluberes D., entre otros.

Su pequeño negocio, fue un punto donde iban clientes a escuchar la pelota de invierno y una parada de carros, que viajaban a los diferentes campos vecinos, transportando pasajeros y mercancías de provisiones. También, en su colmado se jugaba dominó por dinero y éste cobraba un centavo por mesa.

Don Julio Pascual comenzó rifando cortes de telas de pantalones en combinación con los tres terminales números de la Lotería Nacional.

Luego, comenzó una pequeña rifa de aguantes en combinación con los tres números de la Lotería Nacional. Por su seriedad, honestidad y responsabilidad se vio precisado a tener que ampliar su rifa de aguantes y a tener corredores de la misma en la ciudad y los ocho municipios de Puerto Plata. Su red de corredores cubrían desde Sabaneta de Yásica hasta La Isabela y demás municipios, convirtiéndose así, en el mayor rifero de Puerto Plata, debido a la garantía y seguridad que ofrecía don Julio Pascual para pagar el dinero ganado por los diferentes apostadores.

En sus primeros años en que emprendía el negocio de rifa de aguantes, recibió la ayuda económica de Rafael Silverio Messón (a) Fellito, que cuando le hacía falta para completar dinero se lo prestaba.

En 1979 se lanzó con un nuevo proyecto de rifa llamada caraquita tirada en Caracas, Venezuela, que era de lunes a sábados. Los domingos, tenía la rifa de la Lotería Nacional.

Hoy en día son muchas las personas que deben su posición económica a don Julio Pascual, por haber trabajado con éste como corredores en su rifa de aguantes. También enseñó a muchos de éstos corredores que debían de ahorrar algún dinero para el futuro.

Todos los Jefes Policiales y Encargados Departamentales de la Policía Nacional de Puerto Plata buscaban donde don Julio Pascual un semanal de dinero en efectivo, a cambió de no perseguirlo e informarle cuando iba a ser allanado su negocio.

Luchó porque las rifas de aguantes fueran legalizadas y se logró tal propósito, en la administración general de Aristipo Vidal.

Don Julio Pascual fue un exitoso comerciante  Compró el local comercial que tenía alquilada a los descendientes (hijos) de doña Luisa Messón de Jiménez  y, además, adquirió terreno aledaño y construyó la Plaza Julio Pascual, ubicada en calle Del Camino Real esquina Teresa Suárez, de Puerto Plata.

Don Julio Pascual, fue miembro y fundador del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) en Puerto Plata, a la llegada de sus tres miembros: Ángel Miolán, Nicolás Silfa y Ramón Castillo, el 5 de julio de 1961 de dicha organización al país, después del ajusticiamiento del dictador San cristobalense Rafael Leonidas Trujillo Molina. Toda su vida militó solamente en dicho partido político. No buscó cargo público, las veces que el mismo ganó la presidencia y vicepresidencia de la República, en los años 1962, 1978 y 1982. Fue un hombre de ideas democráticas y que odio a la dictadura de Trujillo, escuchando la predica del líder antitrujillista y dirigente del Frente Interno de la Invasión de Luperón de 1949, Fernando A. Suárez (1914—1949).

Era un amante de la jugada de gallos y llegó a tener una traba de gallos de buena calidad. Iba todos los domingos y días feriados a la gallera a jugar gallos.

Don Julio Pascual Castillo, murió en Santo Domingo, el 21 de marzo de 1998 y su cadáver fue traído y enterrado en el cementerio municipal de Puerto Plata