Puerto Plata Covid-19 | 24/09/2021 | Infectados 9050 | Fallecidos 158 | Recuperados 8646 | Click Para Más detalles

Piedras, tropezones y pie roto

Ultima Actualización: sábado, 09 de mayo de 2015. Por: Ramiro Francisco

Es un baño de pueblo. Hay que demostrar humildad y cariño hacia los más desposeídos de la fortuna.

Mientras aumenta la indignación contra la corrupción en buena parte de la sociedad dominicana, mientras los fuegos azotan nuestros bosques y montañas, quienes aspiran a tener el favor de los votantes en las venideras elecciones, hacen sus aprestos, estrategias y campañas de marketing con tal de hacerlas realidad.

Una de esas estrategias, argucias o “sabichocerias”, entre tantas empleadas y por emplear es sin dudas, la de visitar algunas barriadas si es de pobladores en extrema pobreza mejor para desarrollar sus planes de Buen Samaritano.

Una vez allí, empiezan a abrazar gente –gente no para muchos de esos malévolos – apenas son instrumentos, cosas para hacer posible creen ellos, su elección.

Entrarán a algunas viviendas y si es posible, ayudan a comer lo poco que tienen sus habitantes; ñames, batatas, auyamas, salchichón del más malo que se fabrica en cualquier “fabrica” con guineítos.

Tomarán agua de tinajas, de cubetas plásticas tapadas con saco de henequén o un trapo cualquiera. Lo harán no importa, en un vaso roto o cuarteado, un jarro esmaltado y descascarado, un vaso plástico “reciclado”…! No importa!

Es un baño de pueblo. Hay que demostrar humildad y cariño hacia los más desposeídos de la fortuna.

Como siempre, estarán acompañados de fotógrafos y camarógrafos encargados de captar la escena en el preciso momento del abrazo, del beso, de cargar un niño harapiento.

Hombres y mujeres que ahora andan tras el voto y aceptación ciudadana cuando muchos de ellos, nunca se han interesado en la problemática socio económica de sus comunidades.

Oportunistas de primera línea, al considerar que todos los que vivimos en barrios somos ignorantes, tontos, guanajos o pendejos.

Elecciones vienen y van. Muchas de estas aves de rapiña solo se acuerdan de transitar por nuestras calles en tiempo de campaña electoral.

Dicen, -dicen- que los tropezones hacen levantar los pies. Como ciudadanos, no sigamos tropezando con las mismas piedras. Si no podemos levantar mucho los pies…podemos evadir el camino.